Así fue nuestra cena de despedida de año

Así fue nuestra cena de despedida de año

Este año ha sido todo, menos un año común. Hemos tenido que sortear las dificultades que nos trajo la pandemia, entre éstas, quebrantos en todos las dimensiones de nuestras vidas.

En ese escenario, el ciclismo ha sido nuestro escape, la cura, el psicólogo, tanto, que nos ha permitido crear una comunidad entorno al deporte. Sin darnos cuenta, nuestro mundo se agrandó a medida que fuimos conociendo nuevas personas.

Ahora, el reto es perdurar y saltar la ‘cerca’. Es decir, poder mantener el interés mutuo más allá de nuestra práctica ciclística. Porque detrás de las gafas y los cascos, se esconden otras facetas.

Así es como encontramos ‘mamaores’ de gallo, taciturnos, extrovertidos, serios, muy serios, sencillos, intocables; economistas, médicos, periodistas, músicos, ingenieros, contadores, banqueros, bachilleres, independientes; flacos, gordos, calvos, bajitos, altos… Y un mundo lleno de contrastes, pero sobre todo, de valiosos seres humanos.

Con este encuentro extraciclístico, afianzamos esa cercanía y sin darnos cuenta, le ganamos una batalla a esa gran tendencia de convertir nuestra relaciones en actos meramente virtuales.

Este logro de tener a la mayoría de nuestros amigos sentados alrededor de una cena de despedida de año, se suma a esos otros momentos que fueron distintos en el segundo semestre del 2021: la salida de disfraces en bicicleta y la proyección de una película de contenido ciclístico, que fue la primera de un ciclo que está por anunciarse.

Que bello es el ciclismo que nos ha juntado y nos ha permitido compartir la vida…¡ Gracias por todo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

¿Necesitas mas información?