Vuelta al Lago de Tota en bicicleta

Si hay un paisaje natural imponente en Colombia, ese es el Lago de Tota, en Boyacá. Sus 60 kilómetros cuadrados, su piel azulada y grisácea, la profundidad de la mirada humana en su inmensidad y los paisajes cebolleros, valen la pena para ir a montar en bicicleta. Así lo hicimos el domingo 5 de junio, gracias a la acogida que tuvo la convocatoria de la Sinfonía del Pedal. Rodamos 50 inolvidables kilómetros sobre 3.000 metros a nivel del mar, un detalle bastante único que nos ofrece nuestra topografía. El olor a cebolla larga, fue uno de los protagonistas, por cuanto los campesinos de la zona viven de este cultivo.

Inauguración nivel párvulos

El universo conspiró a favor de la Sinfonía del Pedal…una vez más... Cuando nadie daba un peso por el clima del fin de semana, la Sinfonía del Pedal cerró los ojos y se mandó sin temor. No era para menos la valentía que se necesitaba, pues estaba convocada la primera salida del nivel párvulos o pre-básico. A nadie se le puede quedar mal, a nadie se debe dejar plantado, pero mucho menos a los que quieren iniciar en algo y han estado esperando el momento preciso. En esta nueva ocasión, toda nuestra experiencia debía estar afinada para garantizar la mejor actividad jamás antes hecha. Por eso, cuando hubo un intento fallido de llovizna en la madrugada, solamente pensamos en la satisfacción que nos dejaría el ejercicio del pedaleo, fueran cuales fueran las circunstancias. No obstante, una de nuestras madres intercedió por nosotros ante el cielo y puso una velita a Santa Clara.

El día que montamos bicicleta junto a Egan Bernal

Cuando el grupo inició el regreso por la misma vía, jamás imaginó la sorpresa que le esperaba: Egan Bernal apareció de la nada en un momento histórico de su vida, sí, su primera salida a carretera en bicicleta, tras dos meses de intensa recuperación. El campeón accedió a tomarse unas fotografías con nosotros, en el preciso instante en el que paró a un costado de la Autopista Norte. Y el que estaba cerca, tuvo esa gran alegaría de quedar en un retrato que pasará a la historia de nuestras vidas.

Por el Valle del Sopó

Nuestra más reciente aventura tuvo lugar en el hermoso Valle del Sopó, en Cundinamarca. Y en primer lugar, debemos destacar que la primera victoria fue sobre el clima. Pues si bien, muchos esperaron un mensaje de 'se cancela salida por lluvia', la organización no dudó en hacerle cara al mal tiempo. Uno de nuestros lemas es que bajo la lluvia forjamos el carácter más fuerte posible y estábamos dispuestos a practicarlo una vez más. Eso sí, el frío y las nubes pesadas que amenazaban con aplastarnos en La Calera, nos arrugaba el corazón. Por fortuna, nuestra determinación encontró eco en las fuerzas que gobiernan la naturaleza, pues el sol empezó a abrirse campo y a calentar ese pedacito de mundo en el que nos encontrábamos.
¿Necesitas mas información?