Vuelta al Tequendama

Bogotá, 7 de abril de 2021. El Salto del Tequendama fue la imagen de la estampilla que identificó a Colombia por más de 100 años. La magnífica caída de 146 metros del Río Bogotá sigue atrayendo a nacionales y extranjeros, a pesar del daño del ecosistema circundante. 

El imponente lugar, fue uno de los puntos de referencia de nuestra salida ciclística, que nos permitió pasar por Mosquera, Mondoñedo, Puerto Araujo, San Antonio del Tequendama, Santandercito y el Muña. 

«Su majestuosidad, que lo convirtió en sitio sagrado para los Muiscas pobladores de la región en la época precolombina, mereció la mención del naturalista Alexander von Humboldt (Von Humboldt A, 1982), pero se vio afectada por la construcción de la hidroeléctrica de El Charquito en 1900 y del embalse del Muña en 1944, cuyo impacto hizo que el salto perdiera parte de su atractivo natural», escribieron Ignacio Mantilla, Fredy Ochoa y Roberto Martínez en la Revista de la Academia Colombiana de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

El recorrido, desde y hasta Mosquera suma 85 kilómetros y 1700 metros de desnivel. El trazado tiene varias subidas: Mondoñedo (3), San Antonio – Santandercito (4), Santandercito – Salto del Tequendama (12) y Salto del Tequendama – Muña (7). Ruta recomendada para los ciclistas de espíritu explorador, de nivel intermedio – alto, y amantes de la naturaleza.

En esta ocasión, contamos con el acompañamiento logístico de la Sinfonía del Pedal a cargo de Jaime Bautista (conductor), Tatiana Nossa (fotógrafa y fisioterapeuta), David Traian y César Penagos (guías ciclistas)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
¿Necesitas mas información?